Todos nosotros, las mujeres, somos dulces, pero a veces tenemos que renunciar a dulces