Pie de gelatina: no es una tontería y no es la fantasía de un