Por la noche, cuando estamos calientes, cocinamos okroshka con cerveza en la cabaña. Maravilloso!