Una vez más, ¡sigo asombrado de lo que no se puede pensar en el