En muchas recetas para confitería, especialmente en inglés, hay un componente como el jarabe