Por supuesto, en los niños modernos, la elección de los dulces es mucho mayor