Salmón: el pescado en sí es delicioso, y si se lo marina rápidamente, se